La libertad de amortización: resumen temporal de su aplicación y efectos

Plantearemos la siguiente consulta:

Supongamos una SL con un volumen de operaciones en 2011 y 2012 de 9 millones de euros, que realiza una inversión en un activo nuevo en marzo de 2012. ¿Se podrá acoger a la libertad de amortización sin ningún tipo de límites? ¿qué ocurrirá con el cálculo del pago a cuenta del Impuesto de Sociedades ?

Respuesta:

La disposición adicional 11ª de la Ley del  Impuesto sobre Sociedades, que ha sufrido modificaciones desde su aprobación y que en la actualidad está derogada (Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades), introdujo en sus incios una libertad de amortización para elementos nuevos a cambio del mantenimiento del empleo de la entidad.

Posteriormente, el Real Decreto Ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo reformó esta norma aunque única y exclusivamente por lo que se refiere al plazo de duración del beneficio.

Para los períodos impositivos iniciados a partir de 1 enero 2011, el artículo 1.4 del Real Decreto-Ley 13/2010, de 3 diciembre, dio nueva redacción a esta disposición adicional 11ª  de la LIS, principalmente en el sentido de eliminar el requisito del mantenimiento de empleo.

Con efectos de 31-3-2012, se elimina la libertad de amortización regulada en la disposición adicional 11ª señalada, cuyo mantenimiento, en ausencia total de requisitos vinculados al empleo, resultaba claramente inviable. Esta derogación se acompaña de una limitación temporal en la base imponible respecto de las cantidades pendientes de aplicar procedentes de períodos impositivos en que se haya generado el derecho a la aplicación de la libertad de amortización.

  • Libertad de Amortización (hasta 30-3-2012):

Con efectos de 1 de enero de 2011 la redacción que se dió a la libertad de amortización es la que a continuación se cita:

“1. Las inversiones en elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas, puestos a disposición del sujeto pasivo en los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, podrán ser amortizadas libremente. La deducción no estará condicionada a su imputación contable en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Este régimen también se aplicará a dichas inversiones realizadas mediante contratos de arrendamiento financiero que cumplan las condiciones establecidas en el artículo 115 de esta Ley, por sujetos pasivos que determinen su base imponible por el régimen de estimación directa, a condición de que se ejercite la opción de compra.

2. Lo establecido en el apartado anterior no será de aplicación a las inversiones cuya puesta a disposición tenga lugar dentro de los períodos impositivos establecidos en dicho apartado, que correspondan a elementos nuevos encargados en virtud de contratos de ejecución de obras o proyectos de inversión cuyo período de ejecución, en ambos casos, requiera un plazo superior a dos años entre la fecha de encargo o de inicio de la inversión y la fecha de su puesta a disposición o en funcionamiento. No obstante, en estos casos, la libertad de amortización a que se refiere el apartado anterior se aplicará exclusivamente sobre la inversión en curso realizada dentro de los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.

Cuando el plazo a que se refiere el párrafo anterior alcance a períodos impositivos iniciados dentro de los años 2009 y 2010, la inversión en curso realizada dentro de esos períodos impositivos también podrá acogerse a la libertad de amortización, siendo aplicable a esta parte de la inversión los requisitos de mantenimiento de empleo establecidos en esta disposición adicional undécima según la redacción dada por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo.

3. Tratándose de inversiones correspondientes a elementos encargados en virtud de contratos de ejecución de obras o proyectos de inversión cuyo período de ejecución, en ambos casos, requiera un plazo superior a dos años entre la fecha de encargo o de inicio de la inversión y la fecha de su puesta a disposición o en funcionamiento, aunque estas últimas se produzcan con posterioridad a los períodos indicados en el apartado primero, la libertad de amortización se aplicará exclusivamente sobre la inversión en curso realizada dentro de los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.

4. Las inversiones en los elementos a que se refiere el apartado 1 anterior, puestos a disposición del sujeto pasivo desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo, hasta la conclusión del último período impositivo anterior al que se inicie a partir de 1 de enero de 2011, que no puedan acogerse a la libertad de amortización por no cumplir los requisitos de mantenimiento de empleo establecidos en la disposición adicional undécima de esta ley según la redacción dada por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, podrán aplicar la libertad de amortización en los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2011 en las condiciones establecidas en los apartados anteriores de esta disposición adicional.

5. Las inversiones realizadas que se hayan amortizado libremente al amparo de lo establecido en la disposición adicional undécima de esta ley según la redacción dada por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, deberán cumplir los requisitos establecidos en dicha disposición adicional aun cuando afecten a períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2011.”

Libertad de amortización, condiciones de aplicación:

a) Condiciones relativas a los elementos patrimoniales adquiridos. Se refiere a elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas. Ello supone la exclusión de los intangibles y de los elementos patrimoniales usados. La aplicación de la libertad de amortización, es independiente de la forma en la se financie.

b) Condiciones de adquisición. Obviamente el beneficio fiscal se refiere a elementos patrimoniales adquiridos en propiedad. Sin embargo, la Disposición Adicional Undécima. 1.1º del TRLIS precisa que este régimen también se aplicará también a las inversiones realizadas mediante contratos de arrendamiento financiero que cumplan las condiciones establecidas en el artículo 115 de esta Ley.

c) Condiciones relativas a la fecha de la adquisición. La disposición adicional undécima del TRLIS exigía originalmente que los elementos patrimoniales fueran puestos a disposición del sujeto pasivo en los periodos impositivos iniciados dentro de los años 2009 y 2010. El RDL 6/2010 amplió el beneficio a los elementos puestos a disposición de la empresa en los años 2011 y 2012 . Y el RDL 13/2010 lo amplía nuevamente para los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015. En todo caso debe precisarse que lo determinante a estos efectos es la fecha de puesta a disposición y no la fecha de celebración de los contratos o del pago de las cantidades asociadas a éstos.

d) Condiciones relativas al mantenimiento del empleo. Requisito eliminado para los períodos iniciados con efectos de 1 enero 2011.

Con anterioridad a esa fecha el disfrute de este beneficio se condiciona a que durante los veinticuatro meses siguientes a la fecha de inicio del período impositivo en que los elementos adquiridos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la entidad se mantenga respecto de la plantilla media de los doce meses anteriores. A diferencia de lo que ocurre en otros beneficios fiscales condicionados al mantenimiento del empleo, la Disposición Adicional Undécima del TRLIS no hace referencia alguna a las condiciones particulares de jornada de los trabajadores que se computan a efectos de verificar el cumplimiento de este requisito.

  • Derogación de la libertad de amortización, con efectos de 31-3-2012.

Con efectos de 31-3-2012, se elimina la libertad de amortización regulada en la disposición adicional undécima TRLIS, cuyo mantenimiento, en ausencia total de requisitos vinculados el empleo, resultaba claramente inviable. Esta derogación se acompaña de una limitación temporal en la base imponible respecto de las cantidades pendientes de aplicar procedentes de períodos impositivos en que se haya generado el derecho a la aplicación de la libertad de amortización.

Para regular las situaciones pendientes se establece un régimen transitorio añadiéndose la disposición transitoria 37ª al TRLIS, con el siguiente contenido:

a) Inversiones realizadas hasta 31-3-2012, con derecho a aplicar la disposición adicional undécima del TRLIS, según redacción dada por el RDL 6/2010, y por el RDL 13/2010, y tengan cantidades pendientes de aplicar , correspondientes a la libertad de amortización, podrán aplicar dichas cantidades en las condiciones establecidas en la normativa que las aprobó.

b) No obstante, en los períodos impositivos que se inicien dentro del año 2012 ó 2013, y respecto a inversiones realizadas hasta 31-3-2012 , con derecho a aplicar la disposición adicional undécima del TRLIS y siempre que los sujetos pasivos no tuviesen la condición de empresa de reducida dimensión:

• Cantidades pendientes de aplicar, con derecho a aplicar la libertad según redacción dada por el RDL 6/2010 (es decir, con mantenimiento de empleo) podrán aplicar las mismas con el límite del 40% de la base imponible previa a su aplicación y a la compensación de bases imponibles negativas a que se refiere el art. 25 TRLIS.

• Cantidades pendientes de aplicar, con derecho a aplicar la libertad según redacción dada por el RDL 13/2010 (es decir, sin mantenimiento de empleo) podrán aplicar las mismas con el límite del 20% de la base imponible previa a su aplicación y a la compensación de bases imponibles negativas a que se refiere el artículo 25 TRLIS.

Por tanto, en el caso del ejemplo, si el activo se ha puesto a disposición de la sociedad con anterioridad al 31 de marzo de 2012, se podrá aplicar la libertad de amortización. Y en la medida en que la citada entidad tiene la consideración de entidad de reducida dimensión, ya que el importe neto de la cifra de negocios es inferior a 10 millones de euros durante el periodo impositivo anterior, esta entidad podría aplicar la libertad de amortización de conformidad con la normativa que le resulte aplicable,  (que es el RDL 13/2010), por lo que podrá aplicarla libremente y sin limitación (la limitación aplica a las entidades que no son empresas de reducida dimensión).

En cuanto al pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, el artículo 45 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece lo siguiente:

“1.  En los primeros 20 días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre, los sujetos pasivos deberán efectuar un pago fraccionado a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo que esté en curso el día 1 de cada uno de los meses indicados.

No deberán efectuar el referido pago fraccionado ni estarán obligadas a presentar la correspondiente declaración las entidades a las que se refieren los apartados 5 y 6 del artículo 28 de esta Ley.

2.  La base para calcular el pago fraccionado será la cuota íntegra del último período impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el primer día de los 20 naturales a que hace referencia el apartado anterior, minorado en las deducciones y bonificaciones a que se refieren los capítulos II , III y IV de este título, así como en las retenciones e ingresos a cuenta correspondientes a aquél.

Cuando el último período impositivo concluido sea de duración inferior al año se tomará también en cuenta la parte proporcional de la cuota de períodos impositivos anteriores,
hasta completar un período de 12 meses.

3.  Los pagos fraccionados también podrán realizarse, a opción del sujeto pasivo, sobre la parte de la base imponible del período de los tres, nueve u 11 primeros meses de cada año natural determinada según las normas previstas en esta Ley.

Los sujetos pasivos cuyo período impositivo no coincida con el año natural realizarán el pago fraccionado sobre la parte de la base imponible correspondiente a los días transcurridos desde el inicio del período impositivo hasta el día anterior al inicio de cada uno de los períodos de ingreso del pago fraccionado a que se refiere el apartado 1. En estos supuestos, el pago fraccionado será a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo que esté en curso el día anterior al inicio de cada uno de los citados períodos de pago.

Para que la opción a que se refiere este apartado sea válida y produzca efectos, deberá ser ejercida en la correspondiente declaración censal, durante el mes de febrero del año natural a partir del cual deba surtir efectos, siempre y cuando el período impositivo a que se refiera la citada opción coincida con el año natural. En caso contrario, el ejercicio de la opción deberá realizarse en la correspondiente declaración censal, durante el plazo de dos meses a contar desde el inicio de dicho período impositivo o dentro del plazo comprendido entre el inicio de dicho período impositivo y la finalización del plazo para efectuar el primer pago fraccionado correspondiente al referido período impositivo cuando este último plazo fuera inferior a dos meses.

El sujeto pasivo quedará vinculado a esta modalidad del pago fraccionado respecto de los pagos correspondientes al mismo período impositivo y siguientes, en tanto no se renuncie a su aplicación a través de la correspondiente declaración censal que deberá ejercitarse en los mismos plazos establecidos en el párrafo anterior.

4.  La cuantía del pago fraccionado será el resultado de aplicar a las bases previstas en los dos apartados anteriores el porcentaje que se establezca en la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

En la modalidad prevista en el apartado anterior, de la cuota resultante se deducirán las bonificaciones del capítulo III del presente título, otras bonificaciones que le fueren de aplicación al sujeto pasivo, las retenciones e ingresos a cuenta practicados sobre los ingresos del sujeto pasivo, y los pagos fraccionados efectuados correspondientes al período impositivo.

5.  El pago fraccionado tendrá la consideración de deuda tributaria.

En este sentido, la libertad de amortización se aplicará de la misma manera que se aplica al cálculo del Impuesto sobre Sociedades.

4 Comentarios para "La libertad de amortización: resumen temporal de su aplicación y efectos"

  1. JORDE dice:

    Sólo me queda una duda si soy empresa de reducida dimensión (ERD) Y en el año 2011 adquirí un local para oficinas según el Real Decreto 13/2010 amorticé libremente dicho inmovilizado pero no en su totalidad, con la idea de seguir amotizándolo en ejercicios futuros. Pues bien según el Real Decreto 12/2012 las ERD pueden seguir amortizando libremente dichos bienes pero mi pregunta es ¿hasta cuando se puede amortizar libremente? Gracias.

    • Estimado Jorde,
      Las inversiones realizadas hasta 31-3-2012, con derecho a aplicar la disposición adicional undécima del TRLIS, según redacción dada por el RDL 6/2010, y por el RDL 13/2010, y tengan cantidades pendientes de aplicar, correspondientes a la libertad de amortización, podrán aplicar dichas cantidades en las condiciones establecidas en la normativa que las aprobó, y la redacción del RD 13/2010 establece que se podrá aplicar a las inversiones en elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas, puestos a disposición del sujeto pasivo en los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, podrán ser amortizadas libremente (hasta que se amortice totalmente).
      En todo caso, te animamos, si tuvieras más dudas al respecto, a contactar de forma privada con nosotros para darte una solución más concreta respecto de este tema.
      Un saludo

  2. María Laura Velázquez Muñoz dice:

    Buenos días, me surge una duda, con respecto a la aplicación de la DA 11ª en las empresas de reducida dimensión. ¿es totalmente compatible con el resto de incentivos fiscales aplicables a las ERD o la aplicación de esta Disposición te expulsa automáticamente de dicho régimen?

    • Estiamda Mª Laura,
      Entiendo que la aplicación de la DA 11ª no es incompatible con la aplicación de otros incentivos fiscales a las ERD (sí es incompatible con alguno de ellos, sobre todo con los relacionados con la amortización). La aplicación de este beneficio fiscal no expulsaría a la entidad del régimen de ERD.
      En todo caso, te animamos, si tuvieras más dudas al respecto, a contactar de forma privada con nosotros para darte una solución más concreta respecto de este tema.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Introduzca el código de verificación: